Si bien los posibles beneficios para la salud del café son bien conocidos (cognición más aguda, menor riesgo de desarrollar afecciones crónicas como demencia y diabetes tipo 2, incluso una vida más longeva), es un poco más complicado conocer exactamente cómo el café podría afectar en el plan de pérdida de peso.

Los científicos todavía están evaluando los pros y los contras de aumentar el consumo de café para adelgazar. Aquí te contamos en una guía rápida cómo el hábito de tomar café podría beneficiar o perjudicar los esfuerzos por bajar de peso.

✅ El café puede ayudar a calmar el hambre

Perder peso requiere un pequeño déficit de calorías  (o consumir menos calorías de las que se quema a través de las actividades diarias y el ejercicio), y el café podría ayudar a inclinar la balanza a su favor. La cafeína en el café es un supresor del apetito, por lo que podría frenar el hambre entre comidas.

De hecho, beber café hasta 4 horas antes de una comida puede ser útil para comer menos, por lo que el café matutino relaja el hambre a la hora del almuerzo.

Hay estudios que incluso han demostrado que este efecto reductor del apetito puede incluso extenderse hasta el día siguiente para aquellas personas con sobrepeso u obesidad cuando beben una cantidad moderada de café (200 ml al día).

❌ Con el café es posible que se antojen dulces

Si normalmente pides para acompañar al café un donuts, una palmerita o cualquier otro dulce puede deberse a que la cafeína desencadena los antojos de dulces al modificarse la percepción de la dulzura.

Otro problema: mucha gente agrega azúcar, leche condensada o chocolate a los cafés para compensar el amargor, y ese pequeño complemento puede convertirse en una bomba de calorías si se excede.

Dicho esto, el café es una bebida baja en calorías por sí sola, por lo que opciones más saludables como beberlo solo o con un poco de leche podrían convertirlo en una adicción útil para perder peso.

✅ El café puede activarte para hacer ejercicio

Incrementar la actividad física y una dieta saludable son los factores principales para perder peso. Mucha gente acepta bien la dieta pero, sin embargo, hacer ejercicio les resulta más duro. En estos casos, tomar café antes de entrenar puede ayudar a aumentar las ganas y la motivación.

Se ha demostrado que la cafeína aumenta la energía, especialmente si se toma antes de un entrenamiento, lo que permite sentirse con más energía y trabajar más duro. Esto se debe a los efectos estimulantes de la cafeína, que hacen que la sangre bombee, aumente la fuerza muscular, la resistencia y la potencia, e incluso que disminuya la percepción de cuánto se está trabajando.

Aún así, queremos recordar la importancia de hidratarse con agua y con electrolitos si se hace ejercicio durante más de 60 minutos.

❌ A todo el mundo no le sienta igual el café

Probablemente ya hayas experimentado esto de primera mano: el café puede afectarte totalmente diferente que a otras personas, y esto es debido a ciertos genes que determinan cómo el cuerpo procesa la cafeína:

✓ Los “metabolizadores rápidos” pueden disfrutar de todo el café que deseen y cosechar los beneficios.

✓ Los “metabolizadores lentos” pueden experimentar exactamente lo contrario: una disminución en el rendimiento deportivo junto con un mayor riesgo de presión arterial alta, ataque cardíaco y prediabetes. Si el café tiende a ponerte nervioso, es posible que seas un metabolizador lento.

En definitiva, beber café en si ni adelgaza ni engorda, pero puede ayudar a ambas. Si tu objetivo es perder peso, lo mejor es llevar una alimentación saludable baja en calorías y combinarla con alguna rutina de ejercicios para adelgazar.

Share This