Cualquier runner que salga a correr en invierno desafiando el frío puede dar fe de una cosa: respirar durante las carreras invernales es una lucha contínua. Y cuanto más bajan las temperaturas, más difícil y más incómodo es.

Puedes dejar que la lucha pueda contigo y optar por correr en la cinta todo el invierno (en cuyo caso te recomendamos que eches un vistazo a esta guía con las mejores cintas de correr) o puedes buscar una manera de solucionarlo.

Si eres un/a valiente y has escogido la primera opción, en este post te vamos a dar unos tips para respirar un poco mejor al correr cuando hace frío.

Respiración al correr cuando hace frío: ¿es malo para los pulmones?

La respiración puede cambiar un poco hasta que uno se acostumbra a correr en temperaturas más frías. Sin embargo, hay que intentar respirar lo más normal posible durante las carreras para oxigenar los músculos.

Un truco es inhalar por la nariz contando hasta dos y exhalando por la boca contando hasta tres.

¿Y qué hay de esa sensación de ardor que los corredores suelen sentir cuando el aire frío viaja por sus gargantas? Es tentador aceptar la idea de que respirar aire frío es malo para los pulmones. Pero, afortunadamente, esto es solo un mito.

Respirar aire frío no daña los pulmones. Una vez que inhalas aire frío y seco, se calienta y se humedece a través de la nariz y la boca, por lo que es bueno cuando llega a los pulmones.

Una vez aclarado esto, vamos con la principal desventaja de respirar aire frío: la nariz suele moquear y la garganta puede sentirse irritada. 

Usar una máscara facial transpirable o una braga para el cuello puede ayudar con las sensaciones de ardor y rascado al agregar humedad al aire que se está inhalando. Además, agregar este tipo de barreras controla el impacto inicial del aire frío.

Si en tu caso sientes opresión en el pecho después de calentar al terminar de correr, considera la idea de correr en interiores o buscar atención médica.

Otros trucos para respirar mejor al correr cuando hace frio

Lo principal es cubrir la piel expuesta: máscaras faciales, bragas para el cuello, pasamontañas, guantes y gorros. Si te moquea la nariz, acostúmbrate a llevarte a tus carreras un pañuelo, ya sea de papel o un trozo de tela. Para evitar que la piel se seque y agriete, aplica una capa fina de vaselina sobre ella.

También puedes hacer que tus carreras en clima frío sean más agradables invirtiendo en una buena chaqueta para correr y una capa base (como una camiseta térmica) que absorba la humedad.

Por otro lado, no te preocupes demasiado del ritmo cuando corras al aire libre y haga mucho frío. Presta atención al esfuerzo, en lugar de intentar alcanzar un cierto tiempo o distancia.

Por último, asegúrate de estar al tanto del consumo de agua , ya que es fácil deshidratarse en el invierno al no tener tanta sed y apetecer menos beber agua. Lleva agua contigo tal como lo harías durante los meses de verano.