La práctica de ejercicio físico es beneficiosa tanto para el conjunto del organismo como para cada uno de sus órganos y tejidos por separado. Por esa razón, influye en la salud bucodental y ayuda a prevenir problemas tan frecuentes como la caries o las enfermedades de las encías.

También es cierto que una mala salud bucodental puede afectar al rendimiento deportivo, sobre todo en deportistas de élite, y determinados hábitos o prácticas relacionados con la actividad física pueden repercutir negativamente en nuestros dientes y encías.

Lesiones y rendimiento deportivo

La Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), explica que “cualquier infección o inflamación, traducida en caries o periodontitis, puede suponer una alteración inflamatoria crónica. Y ese estado puede fomentar una mayor propensión a las lesiones musculares”.

Asimismo, el experto asevera que está “demostrado por estudios científicos que el rendimiento deportivo en la alta competición disminuye si hay inflamación crónica, como la producida por la periodontitis”.

Bebidas y barritas energéticas

En el deportista habitual que hace ejercicio sin pretensiones de competición el posible impacto negativo se reduce. No obstante, existen riesgos que se deben tener en cuenta en las personas que practican deportes extremos, como las carreras extremas o ultra trails. Estas personas suelen consumir bastantes bebidas azucaradas (que aumentan el riesgo de caries), energéticas (que suelen ser ácidas) y carbonatadas.

Las dos últimas elevan el riesgo de desmineralización del esmalte. También ingieren con frecuencia geles y barritas energéticas, que tienen un contenido muy alto de glucosa.

Otro factor que conviene tener presente es que con la práctica de deporte aumenta la sequedad de la boca y se produce una menor salivación. Esa menor salivación aumenta la propensión a la caries.

Para hacer frente a estos peligros basta con seguir estos tres consejos:

  • No abusar de las bebidas azucaradas, energéticas o carbonatadas.

  • Acudir al dentista con mayor frecuencia.

  • Tener un mayor cuidado con la higiene bucal.

Dieta e higiene para frenar las caries y la enfermedad periodontal

El documento Salud periodontal, deporte y calidad de vida, elaborado por la SEPA y la Sociedad Española de Medicina del Deporte (SMD) propone las siguientes acciones preventivas para disminuir el riesgo de sufrir caries, enfermedad periodontal y la erosión dental, por lo cual recomendamos acudir a tu clínica dental de confianza 2 veces por año para revisar nuestra salud bucodental.

Caries dental

Dieta: reducir la frecuencia y la ingesta de carbohidratos. Alternar el consumo de bebidas isotónicas y agua para hidratarse.

Flúor: usar una pasta de dientes que contenga una cantidad suficiente de flúor.

Higiene oral: eliminación efectiva diaria de la placa dental (cepillado y limpieza interdental). Lo ideal para eliminar la caries es por medio de empastes dentales.

Enfermedad periodontal

Higiene bucodental: cambio de costumbres de higiene para lograr la eliminación efectiva de la placa dental (cepillado y limpieza interdental).

Evaluación: detección temprana de la enfermedad y tratamiento. Dejar de fumar.

Te recomendamos acudir a un experto en salud bucal como nuestros amigos Dentista Monterrey

Erosión dental

Dieta: reducir la frecuencia de comida y bebidas ácidas. Disminuir la ingesta de bebidas energéticas y evitar retenerlas de forma prolongada en la boca utilizando, por ejemplo, una pajita.

También un tratamiento de Ortodoncia sería ideal para mejorar la posición de los dientes y evitar así la acumulación de alimentos que producen la caries y enfermedad periodontal.

En lo que se refiere a la higiene, diversos estudios científicos revelan que los dentífricos con fluoruro de estaño son los más eficaces para prevenir los efectos tanto de la acidez como del exceso de glucosa que aportan las bebidas energéticas.

Share This