Algunas personas creen erróneamente que más es siempre mejor, pero cuando se trata de hacer ejercicio, ese no es el caso. El día de descanso en el entrenamiento es fundamental y necesario y te vamos a explicar el por qué.

LA IMPORTANCIA DEL DÍA DE DESCANSO EN EL ENTRENAMIENTO

El ejercicio es una carga de trabajo física impuesta sobre el cuerpo. El tipo de ejercicio y la cantidad realizada determina los cambios específicos que experimentará el cuerpo.

Para que el ejercicio tenga el mayor efecto y cree los cambios deseados, el tipo de ejercicio y el nivel de intensidad deben variar de manera regular. La alternancia entre entrenamientos de baja, moderada y alta intensidad, conocida como periodización, proporciona diferentes métodos para estructurar la intensidad del entrenamiento y conseguir un descanso adecuado después del ejercicio. Podría decirse que el componente más importante de la periodización es el descanso adecuado y el tiempo de recuperación entre entrenamientos duros o de alta intensidad.

El ejercicio crea dos tipos de estrés en los músculos:

El estrés metabólico que proviene del agotamiento de la energía almacenada en las células musculares individuales

El estrés mecánico creado por el daño físico a las estructuras de las proteínas musculares. 

Si bien el cuerpo experimenta estrés metabólico y mecánico durante el ejercicio, es durante el período de recuperación donde el cuerpo repara las proteínas musculares y reemplaza el glucógeno (glucosa almacenada en el hígado y el tejido muscular), utilizado para alimentar al cuerpo de energía en el entrenamiento.

Por ejemplo, durante una semana de siete días, es recomendable que haya dos o tres entrenamientos de alta intensidad, dos o tres entrenamientos de intensidad moderada y uno o dos entrenamientos de baja intensidad.

Lo que mucha gente no sabe es que quizás el día de entrenamiento más importante de la semana es el que a menudo es el más ignorado: el día de descanso en el entrenamiento.

BENEFICIOS DEL DÍA DE DESCANSO EN EL ENTRENAMIENTO

Algunas personas creen que tomarse un día libre de hacer ejercicio significa ser perezoso, pero eso no es cierto. Si bien es importante estar físicamente activo la mayoría de los días de la semana, es sustancial dar un descanso al cuerpo. Lo recomendable sería programar al menos un día de descanso completo después de 7 – 10 días de hacer ejercicio seguidos.

Sentirse estresado, agotado o tener dificultades para conciliar el sueño son posibles signos de sobreentrenamiento y un indicador de que el cuerpo necesita más tiempo de descanso. Si aún con todo esto, la idea de pasar un día fuera del gimnasio o no disfrutar de hacer actividad física, ahí van cinco beneficios del día de descanso en el entrenamiento:

N

DESCANSO PSICOLÓGICO

Los entrenamientos duros requieren resistencia física y mental, lo que significa que el esfuerzo no solo es duro para el cuerpo, sino que también puede fatigar el cerebro. Pasar un día sin hacer ninguna actividad física es necesario para dar un descanso psicológico a la cabeza y para ayudar a que la mente se relaje, permitiéndole recuperarse junto con los músculos.

N

AYUDA A MANTENER LOS NIVELES DE GLUCÓGENOS ALTOS

El ejercicio de intensidad moderada-alta puede depender de la vía de energía de la glucólisis, que utiliza carbohidratos para estimular la actividad muscular. Sentirse lento o agotado al final de un entrenamiento podría significar que los niveles de glucógeno se están agotando. Si bajan demasiado, el cuerpo podría catabolizar la proteína como combustible en lugar de usarla para reparar el tejido muscular. Tomar un día de descanso puede ayudar al cuerpo a reemplazar adecuadamente las reservas de energía en las células musculares para que tengan las pilas cargadas para el próximo entrenamiento.

N

PERMITE AL CUERPO REPARAR LOS TEJIDOS DAÑADOS

El día de descanso en el entrenamiento permite al cuerpo reparar tejidos dañados por el estrés mecánico del ejercicio. Específicamente, ayuda a los fibroblastos, células individuales que reparan tejidos dañados. Estas son, por ejemplo, las proteínas musculares, que necesitan estar recuperadas para hacer su trabajo y reparar cualquier tejido que lo necesite.

N

EL DESCANSO EN EL ENTRENAMIENTO PERMITE QUE EL SISTEMA CIRCULATORIO REALICE SU TRABAJO CORRECTAMENTE

Si los músculos se han sentido un poco adoloridos, un día de descanso en el entrenamiento puede permitir que el sistema circulatorio realice su trabajo eliminando los subproductos metabólicos en las células musculares (del uso de energía durante el ejercicio) al mismo tiempo que entrega el oxígeno y los nutrientes utilizados para ayudar a reparar los tejidos dañados.

N

TE DEJA TIEMPO LIBRE

Por último, el día de descanso en el entrenamiento permite que dediques ese tiempo a otras cosas que normalmente no puedes, como por ejemplo, quedar con tus amigos o familiares, formarte en algo, leerte un libro o ver una película. Eso a gusto del consumidor.

Cuando se trata de hacer ejercicio, a veces menos es más. Evitar los días de descanso en el entrenamiento puede desembocar en lesiones por estrés repetitivo, lo que te obligará a parar unos días hasta que estés recuperado, te guste o no. Un programa de ejercicio bien diseñado, uno que te ayuda a alcanzar tus objetivos, incluye un descanso adecuado para recuperarte completamente del estrés del ejercicio intenso.

Share This